Fin de semana en Menorca. Aprovéchalo al máximo

moon
Vacaciones en Menorca

Visitas blogs de viajes, chafardeas las revistas y curioseas los escaparates de agencias de viajes pensando cuál será un buen destino para pasar ese puente o ese fin de semana largo que tienes marcado en el calendario. No lo dudes más: Menorca se perfila como destino ideal para una escapada exprés. Tiene entretenimiento y oferta variada concentrada en una sola isla: preciosas playas, posibilidades infinitas para hacer actividades en la naturaleza y una rica oferta cultural. Además, por sus dimensiones es perfecta para hacer una escapada de fin de semana sin estresarse. Tanto si quieres venir a descansar, como si deseas explorar la isla, aquí te proponemos unos consejos básicos para que aproveches tus mini-vacaciones.

Aparca las prisas a un lado

No te estreses, no hay por qué verlo todo en una primera visita. Lo bueno de ver una pequeña muestra de un destino slow como Menorca es que siempre nos quedaremos con ganas de más. En sus 216 kilómetros de litoral, Menorca cuenta con algunas de las playas más bonitas: Pregonda, Santo Tomás o Cala en Turqueta… elige la que más te guste y apunta el resto para la próxima visita; la lista es interminable.

Dedica tiempo a cuidarte

Descubre la tradición gastronómica de la isla en nuestro Restaurante Biniarroca, donde potenciamos el producto local. Déjate mimar y regálate, por ejemplo, un masaje de manos de nuestra terapeuta residente o simplemente descansa con un buen libro en nuestros jardines.

Disfruta de actividades al aire libre

Rutas en kayak, senderismo y paseos a caballo… la oferta es variada y lo mejor: en un entorno inigualable. Pregunta a nuestro personal y te ayudará a gestionar cualquier actividad complementaria.

También hay tiempo para la cultura

Una escapada de fin de semana a Menorca no está reñida con la cultura. Date un paseo por la historia visitando los yacimientos de Trepucó, Talatí de Dalt o Torre d’en Galmés. Si no dispones de mucho tiempo, una actividad que todo el que pase por el puerto de Mahón debe probar es hacer un crucero por sus aguas a bordo de las golondrinas. Por último, pasea sin rumbo por las callejuelas de Ciutadella y cuenta los días que faltan para volver a visitar esta pequeña joya del Mediterráneo.

 

Related Posts