Menorca, destino slow desde siempre

moon
Menorca destino slow desde siempre

Mucho antes de que se pusiera de moda la expresión “turismo slow”, Menorca ya era un destino slow. De hecho, siempre lo ha sido. No es de extrañar, pues aquí uno encuentra todo lo que necesita para pasar esas vacaciones tranquilas que recomponen el cuerpo y el alma.

Escoger pasar las vacaciones en un destino slow es elegir una nueva forma de viajar. Respetuosa, pausada, en armonía con el entorno. Esa unión con la naturaleza es posible en Menorca más que en ninguna otra de las islas Baleares. Rodeados de bellísimas playas, podemos escapar del estrés paseando por recónditas calas. Descubrir los caminos rurales que Menorca esconde o pasear por el casco urbano de Mahón o Ciutadella harán que guardemos el mejor recuerdo de nuestras vacaciones. Y es que de eso trata el turismo slow: de profundizar en el destino elegido para conocer, en mayúsculas, la esencia de cada lugar. No hace falta verlo todo. Simplemente saber elegir y disfrutar.

Filosofía de vida

El turismo slow es una filosofía de vida. Es apostar por el turismo de la calma y también de la calidad. En Hotel Rural Biniarroca nos hacemos eco de esta desaceleración del modelo turístico para ofrecer a nuestros huéspedes la mejor experiencia posible en la isla de Menorca.

En nuestras instalaciones no hay prisas, vamos en contra de las agujas del reloj. Podrás descansar en nuestros jardines. Darte un relajante baño en una de nuestras dos piscinas. O tal vez degustar una cena en nuestro Restaurante Biniarroca y vivir así una auténtica experiencia gastronómica.

Sea cual sea tu elección, ya sabes cuál es la premisa del turismo slow: relájate y disfruta.

Related Posts