Posidonia, el pulmón de Menorca

moon
Posidonia

La imagen idílica de playa paradisíaca que nos viene a la cabeza cuando pensamos en Menorca no existiría si no fuera por la posidonia. Sin ella, las playas de Menorca serían muy diferentes. Así que antes de quejarnos por encontrar playas con montones de restos de posidonia en sus orillas, conviene saber la importancia de esta planta.

Una planta, no una alga

Esta planta altamente protegida -sí, la posidonia es una planta, no una alga– vive entre los 0 y los 40 metros de profundidad. Además, hace la fotosíntesis y sus extensas praderas constituyen un hábitat natural imprescindible para multitud de seres vivos: pequeños moluscos y crustáceos, peces en periodo de crecimiento, etc. Por tanto, es una planta de vital importancia para el ecosistema marino.

Pero no solo eso. La posidonia también es de máxima importancia para conservar la buena salud de las playas de Menorca. En su ciclo de floración y cambio de hojas, estas se acumulan en las zonas donde rompen las olas. De esta manera, se crea una barrera natural que amortigua la fuerza de las olas en la orilla, evitando que el mar arrastre la arena. Especialmente en época de temporales, la posidonia ayuda a mantener los arenales de Menorca y a frenar la progresiva desaparición de la arena de las playas. Además, las hojas que se desplazan con el viento hasta las formaciones dunares también ayudan a estabilizar la arena y aportan materia orgánica. Hasta ahora, todo lo visto sobre la posidonia son bondades, ¿verdad?

Esto nos debería hacer reflexionar y respetar las decisiones de las autoridades de Menorca para mantenerla . Estas actuaciones van desde un decreto que prohíbe y sanciona el fondeo sobre praderas de posidonia con multas de hasta 450.000 euros. Hasta la prohibición de retirar los restos de posidonia de playas naturales sin servicios.

¡Todo sea por seguir disfrutando por mucho tiempo de las mejores playas!

Related Posts