De compras por los mercadillos de Menorca

moon
Mercadillo

Si visitas Menorca en época estival, es imposible que no te topes con uno de los muchos mercadillos que se organizan en la isla. Es una buena forma de terminar una jornada de playa: paseando entre puestos de artesanía y productos típicos y disfrutando del ambiente de los pueblos.

Tienes opciones para todos los días. Prácticamente cada día de la semana se celebra algún mercado en uno de los pueblos de Menorca: Maó, Mercadal, Alaior, Ciutadella… En ellos encontrarás desde originales piezas de bisutería o artesanía hasta quesos, sobrasadas y embutidos típicos, pasando cómo no, por las tradicionales abarcas -el calzado con sello menorquín-.

Toma buena nota. A continuación te detallamos cuáles son los mejores mercados para que pases un buen rato y te hagas con algún recuerdo de la isla.

Los mejores mercados de Menorca

A los pies del Monte Toro, en Es Mercadal, cada jueves de 19h a 21h, las calles del pueblo más céntrico se convierten en un hervidero de gente. Cada año se suman a este mercado de verano nuevos puestos -¡y ya van más de 100!- con productos gastronómicos y de artesanía. Una cita obligada.

Ciutadella presume de contar con el mercadillo artesanal más importante de la isla, FIRAC. Del 1 de junio al 30 de septiembre en la Costa Marina, en la calle Portal de la mar. Este asombroso mercado da cabida a opciones tan diversas como calzado, arte, pintura, cerámica, joyas, etc.

Los viernes de 19h. a 23h. son para el mercado “Divendres a la Fresca” de Ferreries. Y en Es Migjorn Gran, cada martes de 19h. a 24h. En ambos mercados encontraremos puestos donde comprar un original souvenir de nuestras vacaciones en Menorca. Pero también espectáculos tan variopintos como baile, música en directo, magia, proyecciones, circo, etc. Aquí el que se aburre es porque quiere.

No nos olvidamos de Alaior, cada miércoles de 19h. a 23h. en las calles del nucleo antiguo. Y tampoco del mercadillo hippie de Calesfonts, en Es Castell: todos los lunes de 20h. a 02h. con opciones de lo más creativas.

Por último, estando alojados en Hotel Rural Biniarroca, no hay que perderse el mercado del “Divendres Fosquet de Sant Lluís.